Autor Tema: Los juzgados reducen su actividad al mínimo entre quejas de los funcionarios  (Leído 209 veces)

Desconectado marga410+

  • Uno de la Familia
  • *****
  • Mensajes: 5789
  • Karma: 219
https://www.elcorreo.com/sociedad/salud/juzgados-reducen-actividad-20200324223615-nt.html

«Nos pasamos media mañana mirando al techo. No sabemos qué hacemos aquí». Sorprende que una funcionaria de una administración como la de Justicia, abonada a una saturación crónica, hable por una vez en estos términos. La suspensión de las actuaciones judiciales y de los plazos procesales por la crisis del coronavirus ha reducido como nunca antes la actividad en los juzgados, que siguen completando, eso sí, ciertas tareas esenciales. Pero entre los trabajadores se propaga la sensación de que los servicios mínimos no son tan mínimos. «Estamos demasiados, incluso en las guardias. Y encima casi no tenemos medidas de seguridad para evitar contagios», denuncian.

Los juicios ordinarios se han aplazado, pero en los juzgados de Bilbao el funcionamiento se mantiene con regularidad en cinco ámbitos: en las guardias, a donde la semana pasada llegaron 38 detenidos; en Violencia sobre la Mujer, para medidas cautelares y de protección urgentes; en el 14 de Primera Instancia, donde un juez valida internamientos psiquiátricos involuntarios; en el Registro Civil, para licencias de enterramiento e inscripciones de nacimiento; y en el Decanato, cuya Sección de Reparto recibe las demandas y prioriza las urgentes. En el resto, los expedientes entran con cuentagotas. «Solo corren las causas con presos o aquellas que afectan a derechos fundamentales», precisa una gestora.

38 personas llegaron detenidas al Juzgado de Guardia de Bilbao durante la pasada semana

Según los representantes sindicales, el personal mínimo ordenado por el Departamento vasco de Trabajo y Justicia para los turnos rotatorios, con horario de 9.00 a 14.00, es «excesivamente elevado». «Primar ahora el trabajo presencial es una auténtica irresponsabilidad», opina Oldasne Bengoetxea, delegada de ELA. Un diagnóstico que comparten en LAB. «Es absurdo estar sentado en la oficina todo el día cuando se puede estar disponible de la misma forma desde casa», apunta su representante, Loreto Cabo, quien ya ha enviado peticiones en este sentido al Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV).

El régimen que ambos sindicatos desean es el de disponibilidad; es decir, que el funcionario trabaje desde casa con el compromiso de atender las tareas en cuanto se le reclame, incluyendo posibles desplazamientos hasta la oficina para hacerlo de forma presencial. Es lo que ya están haciendo los jueces, excepto cuando se encuentran de guardia, lo cual exige estar en el juzgado durante todo el turno. En opinión del juez decano de Bilbao, Aner Uriarte, lo «inaudito» de esta situación ha provocado que la fijación de servicios mínimos se haya intentado realizar «con un criterio de sentido común», pero la realidad puede hacer que «se adecúen con el tiempo».

Los jueces asumen que las derivadas económicas de la crisis sanitaria elevarán el número de causas

Más medios
Otra de las quejas de los funcionarios se refiere a la falta de medidas para evitar contagios. «Estamos trabajando a pelo, nos deberían haber dado ya guantes, mascarillas y geles», reclama Cabo. Parte del personal reconoce haber recibido materiales para las jornadas de guardia, pero no así en el resto de actividades. Las características de las sedes de Barroeta Aldamar y Buenos Aires tampoco contribuyen. «Son edificios muy herméticos que casi no se ventilan y tienen muchos elementos de plástico», describe una veterana funcionaria. Y los servicios de limpieza no dan abasto. «Contrataron a unas eventuales para el Instituto Vasco de Medicina Legal y las lanzaron sin darles formación específica, con el peligro que ello conlleva», denuncia Bengoetxea, quien apunta a la «inoperancia» del Departamento de Trabajo y Justicia.

La crisis del Covid-19 ha puesto en jaque a la actividad judicial y ya hay quien asume que sus consecuencias se extenderán durante mucho tiempo. Una especie de gota que ha colmado el vaso de una administración cuyos ritmos pueden llegar a exasperar. El juez decano de Bilbao señala, en primer lugar, el inevitable retraso en centenares de procesos ahora en suspensión. Pero, además, apunta a las derivadas económicas que traerá la pandemia: «Hablo de un aumento de causas en denuncias por despidos, por ERTEs, por deudas impagadas...». Es por eso que Uriarte solicita ya más medios humanos y técnicos para poder hacer frente a lo que viene: «Si ya de por sí el volumen de trabajo es alto, lo va a ser más».

Mamparas sujetas con folios y cierre de Patología para fumigar
Los funcionarios de los juzgados de Bilbao denuncian las «improvisadas» medidas de seguridad adoptadas para frenar la propagación del coronavirus en las sedes de Buenos Aires y Barroeta Aldamar. Por ejemplo, se han instalado unas mamparas de plástico sujetas con paquetes de folios en las salas habilitadas para la toma de declaraciones y en algunos mostradores.

Por otra parte, las labores intensivas de limpieza obligaron la semana pasada a cerrar entre el miércoles y el jueves el servicio de Patología Forense, donde se realizan las autopsias a los cadáveres. Técnicos especializados acudieron a desinfectar la sede, ubicada en los sótanos del Palacio de Justicia, en donde el año pasado se hallaron tóxicos nocivos.

SOS IT Txartela


 


Powered by EzPortal